Entrevista a Juan Luis Sanz Hernández 

He enseñado Shiatsu desde hace 25 años y he conocido todo tipo de alumnos. Creo que he aprendido mas que he enseñado.

 

 

Un estudiante ejemplar ha sido Juan Luís, un hombre que ha superado muchas dificultades y sigue superándolas cada día de su vida…. 

 

 

 

Brian Carling       

¿Cuándo empezaste a estudiar Shiatsu?

 

Bueno, primero conocí el Shiatsu de una forma casi por casualidad, cuando en una reunión con unos amigos y familiares, se tocó el tema del Shiatsu, entonces yo comencé a poner más atención a esta  “ nueva “ técnica de masaje y al poco tiempo, concerté una cita con este amigo de mi hermana que estaba estudiando en ese momento y me hizo un masaje para que probara los efectos en una parte muy dañada de mi cuerpo, el tobillo izquierdo, y sorprendentemente ví como mi dañado pié reaccionó al estímulo que este chico me estaba haciendo y a partir de ahí me hablaron de una escuela que había en Marbella y después de hablarlo en casa y meditarlo todo muy bien, me apunté y comencé mi formación en Febrero del 2002.

 

 

¿Cuánto tiempo dura la formación de Shiatsu?

 

Como he dicho anteriormente, comencé en febrero del 2002 y terminé mi formación en Junio del 2005, tres años y cuatro meses, aunque tuve compañeros que por razones personales tuvieron  que dejar la formación y volver a retomarla meses más tarde, con lo cual su formación se alargó mucho, otros, simplemente no volvieron.

 

 

¿Tienes muchas dificultades físicas para practicar esta terapia, verdad?

 

Bueno, en un principio, las dificultades físicas fueron abrumadoras, yo pensaba que después de diez años de mi accidente, ya estaba bastante bien recuperado, pero no era así, mi cuerpo seguía teniendo muchas más dificultades de las que yo podía imaginar, pero con la ayuda de mi profesor que me observaba y cuando veía que había una posición que no podía hacer con facilidad, me ayudaba a buscar otra forma para realizar el ejercicio correctamente, gracias a eso y a mis ganas por aprender esta técnica, mis dificultades físicas no han supuesto un problema excesivo.

 

 

¿Qué grado de minusvalía tienes?

 

El grado de discapacidad física que tengo es del 78%, tengo que decir que cuando me hicieron el examen médico que certificó este dato, habían pasado solo dos años del accidente y en ese momento ni me mantenía en pié, me desplazaban en silla de ruedas, hoy en día tampoco es que pueda correr un maratón, pero puedo dar unos pasos con cierta estabilidad y para moverme a media distancia, sigo usando una silla de ruedas eléctrica porque con mi mano izquierda no puedo hacer girar la rueda, pero no me impide en absoluto poder hacer un buen masaje Shiatsu.

 

 

¿Que aspecto de tu minusvalía  hace más difícil practicar Shiatsu?

 

Evidentemente el tema físico es primordial a la hora de practicar Shiatsu, pero salvado ya este tema, con cierta dificultad, no nos engañemos, hay otro aspecto que  me impide practicar Shiatsu cómodamente y de alguna manera me coarta bastante y es que otra de las secuelas es que tengo dañada la parte del cerebro que gobierna el habla y no puedo hablar ni con fluidez ni con un tono de voz aceptable, lo cual también es otro impedimento a la hora de comunicarme con un paciente o a la hora de ir a buscar un empleo.

 

Para terminar la formación de Shiatsu hace falta hacer muchas prácticas, hay que presentar escrito los historiales de por lo menos 25 personas con un mínimo de 100 sesiones hechas, ¿era difícil encontrar voluntarios para recibir los tratamientos?

 

Si, la verdad es que parece una tarea complicada, y la es!!, yo tuve la suerte que en aquella época vivía cerca de donde tengo a toda mi familia materna, pero aun así tampoco fue fácil reunirlos a todos, finalmente recuerdo que pude hacer 20 historiales completos, es decir, cuatro sesiones por individuo y al resto a uno le hacía una sesión, a otro le hacía tres y así pude terminar mis historiales, también tengo que decir que empecé a hacerlos como seis meses antes del examen final y aun así anduve un poco apurado de tiempo.

 

 

¿ Qué consejo tienes para alguien que piensa hacer la formación de Shiatsu?

 

Que disfrute del curso tanto como lo he disfrutado yo, también hay que trabajar y esforzarse mucho, pero merece la pena..

En el Shiatsu trabajamos estilo japonés, en el suelo, ¿eso ha sido difícil para ti?

Como dije antes, al principio me costó mucho, pero una vez  adquirida la flexibilidad suficiente para trabajar en el suelo, ahora miro a alguien trabajar en una camilla y lo encuentro muy incómoda la postura, la espalda arqueada...

 

 

 

Hacer la formación de Shiatsu, ¿te ha ayudado físicamente?

 

Sin ninguna duda, a reequilibrar la posición de mi cuerpo, los estiramientos que hemos aprendido me han sentado estupendamente para el lado de mi cuerpo lesionado, el Qi Gong que hemos hecho durante toda la formación, me ha ayudado mucho a controlar y a agrandar mis respiraciones, que eran muy cortas y continuas, ahora son más largas, y  el ritmo es más calmado.

 

 

¿Cómo han sido tus relaciones con tus compañeros de la formación?

 

Muy buena, no tengo ninguna queja de ninguno de ellos de aquella época, y luego he tenido la oportunidad de convivir con otros grupos de distintos sitios de España y del extranjero y la verdad que con nadie he tenido ni el más mínimo roce, al revés, les estoy muy agradecido porque me han ayudado en todo lo que les ha sido posible.

 

 

¿La gente acepta ser tratado por una persona con una minusvalía?

 

Como se suele decir: “hay gente para todo”. Voy a dar tres casos muy extremos:

 

- Un hombre extranjero, vino a nuestro stand en un festival de terapias naturales, mis compañeros estaban cansados porque no habían parado y cuando le dije que se tumbara que le iba a dar el masaje yo, simplemente me dijo: “prefiero uno de ellos”, creo que me dijo bastante.

 

- En otro festival, el caso contrario, una señora con una operación muy grande al final de la espalda, me enseñó las cicatrices, con unos dolores muy fuertes, la traté y la señora se quedó tan relajada SIN los dolores que tenía hasta el momento, que se fue y regresó al minuto y me dio 10€ de propina, para mí fue un subidón ver la cara de felicidad de aquella mujer.

 

- En el mismo festival de antes, una chica joven, le pregunté si tenía algún dolor en el cuerpo y me dijo que no, que solo tenía la regla y está bastante molesta, le traté el meridiano del bazo  y cuando terminé me dijo: no sé qué me has hecho que no tengo dolor ninguno. Estos casos son los que me motivan a seguir adelante.

 

 

Terminaste la formación hace tiempo, ¿Sigue el Shiatsu como algo importante en tu vida?

 

Por supuesto que sí, no es que siga COMO algo importante en mi vida, ya ES algo importante en mi vida.

LA ESCUELA

Paseo del Nacimiento N30, Ojén 29610. Málaga

E-mail: brian@escuelaeuropeadeshiatsu.com

Tel.: +34 691606023

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Google+ - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
Shiatsu en Europa
Shiatsu Formación